jueves, 25 de junio de 2015

El Hierro, La Gomera y La Palma, 3 difíciles retos


Como ya sabéis si habéis leído mi reto solidario de Octubre 2015 "Islascanarias 7 Retos solidarios" www.islascanarias-7retos.com, pretendo realizar 7 distancias Ironman, en 7 días, en las 7 Islas Canarias, casi nada.


Para ser sincero, me preocupaban las tres primeras islas, porque no las conocía personalmente y siempre había oído hablar de ellas con mucho respeto por su difícil geografía. Así que allí me fui 3 días, a visitarlas pero sobre todo a "sentirlas" con mis piernas sobre la bicicleta, para saber realmente de qué grado de dificultad hablamos, qué desnivel, qué recorridos puedo hacer...etc.


El pasado domingo día 21 de junio embarqué hacia la isla de El Hierro y pude comprobar esa misma tarde que es una isla a la que hay que tenerle respeto, ir con tranquilidad y no agobiarse por los desniveles. Qué sensación más increíble estar pedaleando por encima de las nubes!!! no me había pasado eso nunca y fue una sensación maravillosa, sentí una paz inmensa y un silencio sobrecogedor allí arriba.

A la mañana siguiente me dio tiempo a ver otra zona de la isla y embarcar ya por la tarde hacia La Gomera.


Esta isla ya son palabras mayores. Es de una dureza extrema pero a la vez preciosa, atrayente, increíble pedalear por sus valles, sus carreteras y pueblos... sé que va ser complicada, que será probablemente en la que más tarde en bicicleta, pero disfruté cada minuto pedaleando allí.

 Y por último el tercer día, La Palma. Otra isla con desniveles altos y cambios de clima, pero donde creo que puedo encontrar recorridos adecuados a la prueba.


Ha sido una experiencia muy positiva y me alegro mucho de haber decidido ir, porque ahora que conozco mejor lo que voy a encontrarme creo que voy mejor preparado, tanto física como psicológicamente.


Tengo que mencionar también la fantástica disposición de la gente con la que hablé en las 3 islas, tanto de corporaciones insulares como gente de a pie, que me brindaron todo su apoyo e información. Gracias a todos.


Seguimos trabajando!!!! Tengo mi ilusión puesta en el reto de Octubre y sé que además lo voy a disfrutar como nada en el mundo.

miércoles, 10 de junio de 2015

Brevet 600 Km - 5 Junio 2015




El día 5 de junio realicé otra Brevet. Una prueba de ultra distancia de 600 kilómetros en bicicleta y que sólo puede realizarse en 40 horas. Desde Algete comenzó un nuevo reto para mí. Por delante, muchas horas en bici en las que tenía que darlo todo para conseguirlo, con la adrenalina en su punto más alto y feliz. Mi meta: hacerlo en menos de 40 horas. Empieza mi sueño…son las 20.00 h!!!

Arrancamos cerca de 20 personas e hicimos un grupo de 8 con un ritmo muy rápido, tal vez muy rápido para mí. Pero me mantuve con ellos porque rodar de noche y sólo no es algo que me apasione, de manera que todos seguimos un buen ritmo.

 Las horas pasaban y el cansancio se iba notando, pasé los dos controles primeros sin problemas. Pasado el tercero, llevaba ya encima 235 kilómetros, era de madrugada y me costaba seguir el ritmo. Dejé pasar al grupo con el que arranqué porque mi objetivo era tratar de mejorar mi tiempo del 600 de Madrid-Gijón del 2013, aunque el recorrido de este era diferente.


Una vez solo, marqué mi ritmo, comiendo kilómetros y kilómetros con un único objetivo, terminar y superarme a mí mismo. El cuarto control fue en Soria, con 310 kilómetros y ya con las primeras señales de cansancio. Un buen desayuno y un poco de descanso fue suficiente para reponer fuerzas y continuar con muchas ganas e ilusión. No me costó mucho recuperar mi ritmo. Próximo destino, Almenar de Soria, 45 kilómetros por delante. Quinto control, todo perfecto, pero el calor empieza a azotar, es hora de quitarme la ropa que utilicé por la noche porque no me ayudaba a continuar, necesitaba ir más ligero y reponer bebida para no tener problemas.


Ahora más cómodo pero el recorrido es largo porque el próximo control está a 140 kilómetros. Decido parar a comer en Almazán y descansar para lo que tenía por delante. Un terreno que cuando lo vi, me recordó a muchos toboganes juntos. Problemas… mi GPS no va bien y consulto el mapa en papel, suerte que está perfectamente indicado pero el cansancio y el calor hacían mella y me confundí en el cruce de Sigüenza. Me di cuenta porque no veía ningún pueblo de los que tenía que pasar, tuve que retroceder haciendo 20 kilómetros de más. Realmente no es nada, pero el cansancio se hacía evidente y mi combustible estaba casi agotado. Por fin llegué al penúltimo control, el 6º que estaba ubicado en el kilómetro 491 en Masegoso.
Otro percance, no vi el cartel del pueblo, el cansancio no me abandonaba y continué haciendo 3 kilómetros de más, retrocedí porque no podía continuar sin sellar el carnet de controles. Todo en orden. Continúo, la noche empieza a caer y la visibilidad disminuye, son las 19.50 h. Una cerveza con limón me ayuda a reponerme y continuar la marcha. Un tramo realmente favorable porque iba costeando un rio y se podía rodar sin problemas. El paisaje acompañaba pero cuando los pueblos están más alejados, la marcha se hace más pesada y aburrida. Llego a Aranzueque, de noche, y el camino comienza a complicarse. Carreteras en mal estado y con subidas excesivamente largas aunque afortunadamente no las pude apreciar mucho porque llegados a este punto mi mente está en terminar y no en apreciar las dificultades que suceden en los últimos kilómetros. Es vital mantener la cabeza con calma y desestimar cualquier pensamiento negativo. Entre tantas subidas y bajadas, llego a la cima del pueblo Pozo de Guadalajara con una bajada espectacular, o eso me pareció a mí, sentí una satisfacción increíble.
Pasé por Alcalá de Henares rumbo a Daganzo de Arriba. Todo parecía muy complicado, lo bueno es que cuando paso por Cobeña, finalizo con una cuesta corta pero con mucho desnivel y pasando esto, todo fue de bajada, para así llegar al punto de salida, punto en el que comenzó mi sueño el viernes a las 20.00 h. Los últimos 36 kilómetros fueron realmente duros pero me siento feliz y con mi sueño cumplido y logrado en 28 h 45 minutos, siendo las 00:45 h. del domingo 7 de junio de 2015.


Otro sueño cumplido, y esta prueba es la que faltaba para completar la mítica París-Brest-París que son 1200 kilómetros en 90 horas. Allí estaré en agosto con más de 5.000 participantes, y me siento orgulloso de decir que yo seré uno de ellos.


Tengo muchos planes, muchos retos que conquistar y esta Brevet me ha permitido entrenar a tope para ellos y para mi gran reto de las 7 islas que realizaré en octubre.


Agradezco enormemente el aliento y el calor de todos los que me acompañaron en las redes sociales y otros medios. No puedo olvidarme de mis patrocinadores, sin su ayuda incondicional no podría cumplir mis sueños, ellos me ayudan a costear los gastos y me ofrecen material deportivo de primerísima calidad: HotelVik San Antonio, Asociación Tiguanfaya, Apartamentos Océano, Tripasión, Turismode Arrecife, Turismo de Lanzarote, U.C.P.A. Sport Your Nature y Scott. Gracias de corazón.