sábado, 31 de mayo de 2014

Super Brevet Madrid-Gijón-Madrid, 1.200 Km en bicicleta

Desde hace unos años había escuchado hablar de una prueba de ultra fondo que consistía en recorrer 1200 Km en bicicleta Madrid-Gijón-Madrid. El año pasado (2013) empecé a informarme en qué consistía y descubrí que se trataba de realizar previamente una serie de pruebas de 200, 300, 400 y 600 Km para que te permitan participar en la de 1200 Km. 

Como todas esas pruebas deben realizarse en el mismo año, antes de participar en la de 1200 Km, en el mes de febrero decidí hacerlas. Empecé la de 200 Km en el mes de marzo en Puertollano (Ciudad Real), más tarde los 300 Km en abril en Madrid, los 400 Km fueron en Valencia en mayo y en el mes de junio los 600 Km Madrid-Gijón. 

La prueba reina  fue el 19 de agosto a las 21:30 h. Por fin había llegado el momento que había estado esperando durante todos esos meses, y me sentía muy feliz de haber conseguido llegar hasta ahí.  En el comienzo de la prueba había mucha tensión, teníamos por delante muchos kilómetros y muchas horas de esfuerzo.

Al poco de comenzar la prueba, en el Km 40 me veo involucrado en una caída, sin tener percance alguno, y después de toda esa tensión acumulada, el trayecto hasta el primer control fue desmotivante. Afortunadamente, y tras un pequeño descanso, las cosas empezaron a mejorar. 
Hasta el martes día 20 a las 16:00 horas estuve rodando en grupo, pero a partir de ahí decidí seguir solo y llevar mi propio ritmo. El primer día rodé 585 Km hasta las 3 de la mañana del miércoles, luego paré a dormir en una parada de autobús y al despertarme la niebla lo cubría todo. Poco más tarde llegaba a Gijón, la mitad del recorrido, donde paré a desayunar y retomé camino.

 Aunque las fuerzas no me faltaban, al poco de empezar el retorno aparece una de las partes más duras del recorrido, la subida del alto de la Madera y el Puerto del Pontón, 36 Km de subida con un desnivel de media de un 4%. Esta parte fue muy dura, además de haber 38 ºC de calor y sin una pizca de aire. Finalmente llegué hasta el control de Cistierna, a las 22:30 h. Esta fue la primera parada donde realmente descansé, pude darme una ducha y dormir hasta las 2:00 de la mañana para recuperar fuerzas.

Cuando retomo el camino, con 115 Km por delante para llegar al siguiente control de Frómista, pensaba que iba a estar recuperado pero me flaqueaban las fuerzas y me encontraba fatal. Encontré de nuevo una parada de autobús y me quedé dormido unos 45 minutos.

Al llegar por fin a Frómista pude comer abundantemente y dormir un par de horas más. A las 11:30 h del jueves comencé de nuevo el camino, decidido a llegar hasta el final.  Faltaban 332 Km para la meta y salí muy recuperado, motivado y con muchas fuerzas. Se trataba de una zona sin tantas dificultades que me permitía rodar a un buen ritmo.

Pasé dos controles más, repostando y alimentándome,  llegando a Ayón por la tarde, a tan sólo 168 Km del final. Desde aquí hasta el siguiente control de Atienza, se me hizo duro el camino por tratarse de una zona muy irregular y con una pendiente de unos 20 Km. Al llegar al control descansé un par de horas para recargar fuerzas y volver a salir a medianoche, a falta de 107 Km. Esta última parte fue muy dura, el terreno muy irregular, mis piernas con demasiados kilómetros acumulados, no podía encontrar ya una postura cómoda en el sillín porque me dolía todo y parecía que no se terminaba nunca.


Por fin a las 6:20 h del viernes, después de 81 horas de prueba, llegué a la meta. Fue una experiencia muy satisfactoria, donde comprobé que ni el cuerpo ni la mente tienen límite cuando tienes un objetivo.



Desde el principio hasta el final de la prueba hubo mucha gente apoyándome a través del Facebook y dándome aliento para seguir, y quiero agradecerles a todos su apoyo porque eso me ayudó a no decaer en momentos difíciles.


Realizar esta prueba fue una experiencia increíble, ya no sólo por haber conseguido un reto personal, sino además por la gente que he tenido la oportunidad de conocer en el camino.

En el 2015 estoy decidido a volver a hacer 1.200 Km, esta vez  Paris-Brest-Paris, para lo que me exigen volver a realizar los 200, 300, 400 y 600 Km de nuevo ese año, así que !!!a por todas, allí estaré!!!

viernes, 30 de mayo de 2014

Los inicios

Mi primera prueba fue una carrera de mountain bike de 86 km en la isla de Fuerteventura en el 2005. Unas semanas antes había hecho un intento con unos amigos para saber si iba a ser capaz de hacer una prueba de ese tipo. Sufrí bastante en ese entrenamiento, pero estaba tan ilusionado por hacer la carrera que no me importaba. Tardé 4 horas y 15 minutos y ese fue el principio de una ilusión que ya se me había metido en las venas. Antes de eso, solamente hacia spinning en el gimnasio y había salido en bicicleta apenas 5 veces, pero estaba bastante gordo y tenía que hacer algo para bajar de peso, y si no vean la foto.

Verano 2004
        A partir de ahí me di cuenta de lo importante que era la alimentación en las  pruebas, los geles...etc, para poder aguantar mejor, porque no sabía nada de eso y se notó.


         Después de esa carrera, estaba tan entusiasmado que cuando los mismos amigos hablaron de hacer un triathlon muy conocido en Lanzarote, el Vulcano, no me lo pensé dos veces. Pero había un problema: no sabía nadar!! Una amiga empezó a enseñarme y a darme clases de natación, hacer ejercicios..etc un mes y medio antes del Vulcano. Ya mientras entrenaba para ese triathlon se me metió en la cabeza que quería hacer un Ironman y hablé con un entrenador amigo mío para que me entrenara para hacerlo en el 2007. Cuando terminé el Vulcano, él mismo me dijo que estaba capacitado para hacerlo, pero no en el 2007, sino en el 2006!!! Así que pasé de hacer una carrera en bici para probar si me gustaba, a entrenar para un Ironman, y por supuesto ése fue el primero de mi carrera deportiva, pero ni mucho menos el último!!.